Diplomado como Agente Pastoral de la Espiritualidad Carmelitana

Objetivo General

Formar Agentes de Pastoral desde la Espiritualidad Carmelitana, que aporten experiencia de Dios en la Iglesia y en el mundo; propiciando así la comunión de Amor del hombre con Dios, consigo mismo y con los hermanos, y de esta manera contribuir en la construcción del Reino de Dios.

Objetivos Específicos

1.  Promover en forma sistemática la integración de Fe y Vida y sus consecuencias en el ámbito personal y comunitario.

2. Ofrecer formación específica en el campo de la Espiritualidad.

3. Facilitar el criterio y herramientas conceptuales y metodológicas que permitan a los participantes profundizar en su proceso de madurez humana-cristiana y en el discernimiento de carismas, servicios y ministerios concretos para la Iglesia local.

4. Crear un espacio de investigación y de desarrollo constante.

5. Crear espacios vitales que permitan compartir procesos, entendiendo que la experiencia es una forma fuerte de aprendizaje.

DURACIÓN:

296 Horas académicas, distribuidas en:

1 Semestre Introductorio, y

6 Semestres, teniendo una clase por mes, un sábado al mes de 8 horas por día.

No se cuentan las horas de actividades  extraordinarias, como Retiros y Talleres externos, fuera del horario regular del plantel.

Perfil del Egresado:

Quienes integren la EEC aportarán a sus participantes el máximo apoyo en un ambiente que les permita lograr dinamismos para al alcanzar la acción fundamental que obrará en cada uno de ellos, que no es otra que la que realizará el Espíritu Santo, para poder hacer posible en cada uno el conjunto de acciones evangelizadoras que hace consciente, promueve y ayuda a crecer en la vida cristiana y lleva a su plenitud en el creyente y en la comunidad. Tales como:

a) Ayudar a las personas a tomar conciencia de la realidad de la vida divina, en la comunidad de la Iglesia y en cada una de ellas. Esta conciencia se hace experiencia a través del proceso y se expresa en interioridad y en la acción.

b) Hacer que esta vida se construya en motor y motivación para el pensamiento, la afectividad, la inteligencia, la voluntad y para todas las demás acciones y relaciones humanas, de tal manera que la persona esté cada vez más cercana, en forma integral, a Jesucristo.

c) Ayudar a que la vida divina “penetre” en la vida humana y haga crecer al “hombre nuevo”, según Cristo.

d) Suscitar en la personal la apertura a la acción del Espíritu Santo hasta conducirla a la comunión con La Trinidad, en la comunión con los demás hombres y con el mundo.

c) Impulsar a la persona a que, desde la comunidad eclesial, se abra a la humanidad y al mundo en una misión de servicio y compromiso apostólico.

Contacto:

Argelis Pérez de Bello (ocds) 0412-8741902