Nuestro Fundador

padrerivolta

Una semblanza del Padre José María Rivolta

José María Rivolta Chávez, nació en Valencia, estado Carabobo, y desde temprana edad se destacó por su inteligencia y por su dinamismo.

Fue un joven inquieto que siempre deseó realizar grandes cosas. Su vocación de servicio público, la canalizó muy pronto por el servicio a los más necesitados.

La influencia de la Congregación Salesiana en Valencia se convirtió en un canal para expresar su vocación y ello lo lleva a ingresar al Seminario, donde transcurren los años de formación y donde se impacienta por salir al mundo a demostrar su capacidad y a materializar tantos sueños de servicio.

Finalmente es ordenado y enviado a cumplir la misión salesiana en diversas instituciones, hasta que llega al Liceo San José de Los Teques, donde asume el cargo de Subdirector, siendo el Director del plantel, el Padre Enzo Ceccarelli, otro destacado salesiano, quien años más tarde es elevado a la dignidad de Arzobispo de Puerto Ayacucho donde realizó una importante labor pastoral.

Rivolta asume el liderazgo entre los alumnos del Liceo San José, se destaca por ser, -además de un sacerdote en todo el sentido de la palabra-, también un eficaz gerente en la gestión ordinaria del Liceo. Durante su gestión todo marcha, el plantel es un modelo de eficiencia y de pulcritud, lo cual lo coloca a la cabeza de los internados de toda Venezuela.

Rivolta es duro en la disciplina, intolerante con la mala educación y la falta de respeto, sanciona la mala conducta. Su presencia en el comedor impone el silencio y el respeto. Rivolta fue amante de las telecomunicaciones y en un local cerca de la Enfermería organizó un centro de radio donde permanecía hasta altas horas de la noche y sirvió en muchas oportunidades para establecer comunicación entre alumnos y sus familias en remotos lugares del interior e incluso en el exterior.

Rivolta también fue un apasionado del cine y compartió esa distracción con el alumnado. El Liceo adquirió un equipo de cine de alta calidad y en el teatro se proyectaron las mejores películas que aparecían en las carteleras de Caracas.
Enseña al alumnado a asistir al cine impone el silencio y en algunos casos se realiza el cine forum posterior para analizar la película y sacar las conclusiones y las enseñanzas de la misma.

Rivolta no descuidaba a los exalumnos, sobre todo cuando se trataba de colaborar con el Liceo, la comunicación es constante y la solicitud de ayuda siempre está presente.

Es la enseñanza del legendario Padre Isaías Ojeda, eterno Director sentimental de la Congregación Salesiana de Venezuela, líder indiscutible de fama bien ganada y de consolidada autoridad moral.

El programa de Dios establecía que pronto Rivolta se separaría de la Congregación Salesiana para continuar su lucha, esta vez en el duro campo de la lucha contra las drogas y sus efectos en la juventud venezolana.

El Padre Rivolta se dedicó entonces con obsesión a desarrollar un programa de tratamiento y recuperación de personas que hubieren caído en la dependencia de las drogas. Así nace “HOGARES CREA”, una experiencia revolucionaria, reconocida nacional e internacionalmente.